viernes, diciembre 28, 2007

Falsa Sonrisa


La inseguridad de no saber cómo hay que sentirse. La competencia salvaje por el trono del orgullo. La búsqueda constante de perjudicar aquello que puede llegar a convertirse en un peligro para nuestro ego alimentado. La lucha del yo contra el yo. La doble personalidad caracterizada por el frívolo entorno que observa los movimientos lentos de una lucha antigua y bien conocida por sus participantes. El juego de la maldad, el egoísmo supremo, el sentimiento de victimización del personaje que alguna vez quiso ser victimario. Lo literal de la metáfora, la obviedad de la sutileza no hace más que colocar un nuevo ladrillo en la construcción de una separación. La bronca acumulada, el odio amigable ante la falsa sonrisa de todo aquel que habla por la boca y piensa por los ojos. Entonces, silencio.

1 comentario:

violeta dijo...

vaya. me gusta como escribes y he flipado con esta entrada.
te sigo si no te importa ;)
un saludo