sábado, agosto 23, 2008

La segunda piedra


Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Algunos podrán calificarlo como un error propio de la naturaleza humana, otros más orgullosos simplemente no se hacen cargo y reniegan esa posibilidad. Me inclino por la primera opción, a pesar de que no lo considero un error. Seamos sinceros, nos encanta sufrir, sino no lo haríamos tanto. Somos un poco masoquistas en ese sentido, es como si nos diera un poco de curiosidad el sufrimiento. La segunda piedra, de similares características que la primera, es el símbolo de la tentación. Y digo “similares características” porque las dos piedras no son iguales, nunca. Y esa pequeña diferencia entre cada piedra es la que nos obliga, por esas cosas de la vida, a tropezar nuevamente. Y no importa tropezar veinte veces si al fin al cabo consigo lo que quiero. Porque la vida es eso, una escalera, cuya cantidad de escalones depende de cada persona. Por eso mismo, hay que perderle el miedo al tropiezo, porque si tropezamos sufrimos, y si sufrimos queremos, y si queremos somos queridos (de una manera u otra). Básicamente esto se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida, pero todos pensamos en el mismo ¿O no? Releyendo el texto, parece un trabalenguas, perdonen si en algunas partes se presta a la confusión, pero vieron como es esto, un sinfín de pensamientos que corren buscando traspasarse unos a otros, con cierto egoísmo, y con una misma meta.

2 comentarios:

Rara dijo...

encantador el texto...pase por aca a ver que encontraba y vez..encontre mucho...pocas personas hacen que nascan sensaciones mientras los leo..
saludos
=)

Marisol dijo...

El hombre tropieza dos veces con la misma piedra porque es su esencia. No creo que se trate de sufrir o masoquismo, sino de creernos superiores. Los animales, no tropiezan dos veces con la misma pierdra, pero tampoco se creen el ombligo del mundo, como si los seres humanos.
En 31 años cometí mil errores, y si hago hoy un mea culpa creo que todos fueron reincidentes.
Abrazos y me encantó tu blog